miércoles, 24 de agosto de 2011

Nuestra Participacion en el 24 festival international des Arts Martiaux, Bercy 2009

28-03-2009, sábado noche. Esa era la fecha.
Y bueno, aquí estamos ya de vuelta.

Un sueño cumplido que se nos presentó de la forma más tonta…quién nos lo iba a decir!. El amigo Bart, entre risas y comentarios en los vestuarios después de un entrenamiento nos dijo que tuviésemos cuidado con lo que pedíamos, pues podía volverse realidad.



 Manu le había dicho que a ver si nos llevaba a Paris (Bart es medio francés), a la gala de Bercy, entre esas risas y comentarios.
Y bueno, al día siguiente, Bart habló con Manu acerca de unas llamadas de teléfono que había realizado y…lo que consiguió fue ponernos en bandeja realizar ese sueño.
Manu quiso tambien compartir ese sueño con el equipo de Cordoba, Sevilla y el maestro Paulo Reis de Portugal, invitándolos a participar.














La Gala de Artes marciales de Paris-Berçy, es de las más prestigiosa del mundo, a la que se acude solamente por invitación y después de pasar una evaluación por la organización del propio evento.
Por eso nosotros, como la inmensa mayoría de practicantes de artes marciales de este país, sólo sabíamos de esta gala, por la televisión, internet o por verla en directo los que hayan tenido la oportunidad...

 Como unas Olimpiadas para los deportistas de élite, podría decirse.

Y bueno, regresamos contentos con los resultados y sobre todo por la experiencia vivida.















Tantos meses entrenando para el gran evento, tantas horas tratando de perfeccionar las técnicas, tantas charlas preparatorias…cabreos, decepciones y trabajo, trabajo, trabajo, una semana después veo el vídeo de nuestra exhibición y mi cuerpo aún reacciona ante las técnicas que me tocó hacer, como si estuviese allí.
Ha sido algo impresionante que hay que vivirlo, no se puede explicar con palabras., pero voy a intentarlo:
Llegamos a la zona de calentamiento, vestidos de rojo ya, con la palabra “España” bien grande a la espalda en nuestros anoraks, e hicimos un ensayo. Al terminar, nos dimos cuenta de que alrededor nuestro, se había puesto los fotógrafos, personal de organización y otros participantes de distintas disciplinas. Quedamos sorprendidos cuando empezaron a aplaudir...
 y lo hacían convencidos de haber visto algo bueno.
Ese gesto nos animó bastante, y nos dijo que estábamos por el buen camino.

Tuvimos la oportunidad de subir a la grada para disfrutar de la gala también, y uff…aquello realmente te hacía sentir pequeño…muy pequeño. El pabellón Omnisports estaba ocupado como al 90%. No sabría decir cuántas miles de personas había allí, pero su capacidad es para 22.000 aproximadamente.
Y allí estaba yo sentado, con Jhonny y la gente de Córdoba. Uno más gozando de las exhibiciones de Jiu-Jutsu, Viet-Vo-Dao, especialistas de Nunchaku, la representación de Mushashi…
Cada vez que le tocaba salir a un grupo, se apagaban todas las luces y se levantaba cierta expectación cuando se anunciaba por las pantallas gigantes la siguiente demostración. Pensar que ahí abajo iba a estar en una hora apenas…ya me aceleraba el pulso.
Me llamó la atención sobre todas las demás demostraciones, el grupo de discapacitados. Sin duda su maestro es alguien especial, pues lo que aquellos chicos realizaron, fue cuando menos, digno de elogio. Cuando terminaron levantaron al pabellón entero, llevándose una gran y merecida ovación.
Y poco a poco llegó la hora de volver a la sala de calentamiento!

Poco después nos llamaron para prepararnos y al poco ya estábamos en el túnel de acceso al tatami.
Allí, a oscuras se podía entrever parte de las gradas y poco más. Se escuchaba bien el murmurar del público que aguardaba y al comentarista anunciarnos.
De repente, la chica de la organización que daba paso nos miró y gritó “go go go!!” mientras señalaba para que avanzásemos.
Y allí salimos a la carrera. A mi derecha la fila de los maestros y detrás Jhonny y el resto de compañeros…delante y alrededor, emoción en estado puro. No se puede describir ese momento.
Todos expectantes de nuestra entrada, del espectáculo que íbamos a ofrecerles.
Cómo cambió la situación al pisar el tatami.
Desaparecieron los nervios, la tensión, el público, las cámaras…teníamos un trabajo que hacer, y cumplimos. Manu nos había preparado para ese momento. habia sido capaz de transmitirnos la calma y clase necesarias para desarrollar el trabajo que debíamos hacer. Y por supuesto que dimos todo y mucho mas.
Fue fugaz, contundente y espectacular.
Nos llevamos una buena recompensa en forma de aplausos y vítores, pero cuando salió Carlos, con sus 11 años, pateando a Charlie de aquella manera, con aquel desparpajo, arrancó un aplauso aún mayor y consiguió que el público riese ante la escena.
Nos retiramos en la oscuridad, tal y como entramos, pero esta vez dejando atrás el aplauso del pabellón y nuestra semilla que quedo grabada en las mentes de tanta gente. Nada más dejar la zona principal, nos felicitamos y abrazamos. Ya no había tensión ni nervios ni nada, podíamos respirar ya tranquilos.
Poco después, tocaba regresar al tatami junto con todos los participantes, para despedirnos todos y saludar y agradecer al público. Alzamos los brazos aplaudiendo, mirando hacia cada zona de gradas. Ese fue otro momento de los que no se olvida.
Hicimos fotos desde el tatami y agradecimos a la grada y a ese público en particular tan especial, que se emocionó con y por nosotros.
A todos, gracias por los ánimos y apoyo incondicional.


Luis, Charlie, Jhonny, pero sobre todo al amigo Bart y al maestro Manu…gracias.
Y bueno, Francia muy bonita, muy cara, con un metro estupendo, pero sin duda digna de ver. Eso si, con tiempo.

David Mier (Secretario Shen Uh Kwan)

El circulo del 99.

Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz.
Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertaba al rey cantando y tarareando alegres canciones de juglares. Una sonrisa se dibujaba en su distendida cara y su actitud para con la vida era siempre serena y alegre.
Un día el rey lo mandó llamar.
- Paje, le dijo, ¿Cuál es el secreto?
- ¿Qué secreto, Majestad?
- ¿Cuál es el secreto de tu alegría?
- No hay ningún secreto, Alteza.
- No me mientas, paje. He mandado a cortar cabezas por ofensas menores que una mentira.
- No le miento, Alteza, no guardo ningún secreto.
- ¿Por qué estás siempre alegre y feliz? ¿eh? ¿Por qué?
- Majestad, no tengo razones para estar triste. Su Alteza me honra permitiéndome atenderlo. Tengo mi esposa y mis hijos viviendo en la casa que la Corte nos ha asignado, somos vestidos y alimentados y además su Alteza me premia de vez en cuando con algunas monedas para darnos algunos gustos. ¿Cómo no estar feliz?
- Si no me dices ya mismo el secreto, te haré decapitar - dijo el rey.
Nadie puede ser feliz por esas razones que has dado.
- Pero, Majestad, no hay secreto. Nada me gustaría más que complacerlo, pero no hay nada que yo esté ocultando.
- ¡Vete, vete antes de que llame al verdugo!
El sirviente sonrió, hizo una reverencia y salió de la habitación. El rey estaba como loco. No consiguió explicarse como el paje estaba feliz viviendo de prestado, usando ropa usada y alimentándose de las sobras de los cortesanos. Cuando se calmó, llamó al más sabio de sus asesores y le contó su conversación de la mañana.
- ¿Por qué el es feliz?
- Ah, Majestad, lo que sucede es que el esta fuera del círculo.
- ¿Fuera del círculo?
- Así es.
- ¿Y eso es lo que lo hace feliz?
- No Majestad, eso es lo que no lo hace infeliz.
- A ver si entiendo, estar en el círculo te hace infeliz.
- Así es.
- ¿Y cómo se salió?
- ¡Nunca entró!
- ¿Qué círculo es ese?
- El círculo del 99.
- Verdaderamente, no te entiendo nada.
- La única manera para que entendieras, seria mostrártelo en los hechos.
- ¿Cómo?
- Haciendo entrar a tu paje en el círculo.
- Eso es, obliguémoslo a entrar.
- No, Alteza, nadie puede obligar a nadie a entrar en el círculo.
- Entonces habrá que engañarlo.
- No hace falta, Su Majestad. Si le damos la oportunidad, él entrará solo.
- ¿Pero el no se dará cuenta de que eso es su infelicidad?
- Si se dará cuenta.
- Entonces no entrará.
- No lo podrá evitar.
- ¿Dices que el se dará cuenta de la infelicidad que le causará entrar en ese ridículo círculo, y de todos modos entrará en el y no podrá salir?
- Tal cual. Majestad, ¿estás dispuesto a perder un excelente sirviente para poder entender la estructura del círculo?.
- Si.
- Bien, esta noche pasaré a buscarte. Debes tener preparada una bolsa de cuero con 99 monedas de oro, ni una más ni una menos. 99!-
- ¿Que más? ¿Llevo los guardias por si acaso?
- Nada más que la bolsa de cuero. Majestad, hasta la noche.
- Hasta la noche.
Así fue. Esa noche, el sabio pasó a buscar al rey. Juntos se escurrieron hasta los patios del palacio y se ocultaron junto a la casa del paje.
Ahí esperaron el alba. Cuando dentro de la casa se encendió la primera vela, el hombre sabio agarro la bolsa y le pincho un papel que decía:
"Este tesoro es tuyo. Es el premio por ser un buen hombre. Disfrútalo y no cuentes a nadie como lo encontraste".
Luego ató la bolsa con el papel en la puerta del sirviente, golpeó y volvió a esconderse. Cuando el paje salió, el sabio y el rey espiaban desde atrás de unas matas lo que sucedía. El sirviente vio la bolsa, leyó el papel, agitó la bolsa y al escuchar el sonido metálico se estremeció, la apretó contra el pecho, miró hacia todos lados de la puerta, y se volvió a meter a la casa, el rey y el sabio se arrimaron a la ventana para ver la escena.
El sirviente había tirado todo lo que había sobre la mesa y dejado solo la vela. Se sentó y vació el contenido sobre la mesa. Sus ojos no podían creer lo que veían. ¡Era una montaña de monedas de oro!. El que nunca había tocado una de estas monedas, tenía hoy una montaña de ellas solo para él.
El paje las tocaba y amontonaba, las acariciaba y hacia brillar la luz de la vela sobre ellas. Las juntaba y desparramaba, hacia pilas de monedas.
Así, jugando y jugando empezó a hacer pilas de 10 monedas. Una pila de diez, dos pilas de diez, tres pilas, cuatro, cinco, seis... y mientras sumaba 10, 20,30, 40, 50, 60 ... hasta que formó la última pila: 9
monedas!!
Su mirada recorrió la mesa primero, buscando una moneda más, luego el piso y finalmente la bolsa. "No puede ser", pensó. Puso la última pila al lado de las otras y confirmó que era más baja.
-¡Me robaron! -gritó. -¡Me robaron, malditos!. Una vez más buscó en la mesa, en el piso, en la bolsa, en sus ropas, vació sus bolsillos, corrió los muebles, pero no encontró lo que buscaba.
-¡Solo 99! No puede ser, me falta una moneda.
-¡A nadie se le ocurriría dar solamente noventa y nueve monedas como recompensa!
Sobre la mesa, como burlándose de él, una montañita resplandeciente le recordaba que había 99 monedas de oro ¡Solo 99!. Noventa y nueve monedas de oro es mucho dinero, pensó. Pero me falta una moneda.

Noventa y nueve no es un numero completo - pensaba. -Cien es un número completo, pero noventa y nueve, no. ¡Necesito la otra moneda!
El rey y su asesor miraban por la ventana. La cara del paje ya no era la misma, estaba con el ceño fruncido y los rasgos tiesos, los ojos se le habían vuelto pequeños y arrugados y la boca mostraba un horrible rictus, por el que se asomaban los dientes. El sirviente guardó las monedas en la bolsa y mirando para todos lados para ver si alguien de la casa lo veía, escondió la bolsa entre la leña.
Luego tomó papel y pluma y se sentó a hacer cálculos. ¿Cuánto tiempo tendría que ahorrar el sirviente para comprar su moneda número cien?
Todo el tiempo hablaba solo, en voz alta. Estaba dispuesto a trabajar duro hasta conseguirla. Después quizás no necesitara trabajar más. Con cien monedas de oro, un hombre puede dejar de trabajar. Con cien monedas de oro un hombre es rico. Con cien monedas se puede vivir tranquilo. Sacó el calculo. Si trabajaba y ahorraba su salario y algún dinero extra que recibía, en once o doce años juntaría lo necesario.
-¡Doce años es mucho tiempo!, pensó. Quizás pudiera pedirle a su esposa que buscara trabajo en el pueblo por un tiempo. Y el mismo, después de todo, el terminaba su tarea en palacio a las cinco de la tarde, podría trabajar hasta la noche y recibir alguna paga extra por ello.
Saco las cuentas: sumando su trabajo en el pueblo y el de su esposa, en siete años reuniría el dinero. -¡Era demasiado tiempo!. Quizás pudiera llevar al pueblo lo que quedaba de comidas todas las noches y venderlo por unas monedas. De hecho, cuanto menos comieran, más comida habría para vender. Vender... Vender.
Estaba haciendo calor. ¿Para que tanta ropa de invierno? ?Para que más de un par de zapatos? Era un sacrificio, pero en cuatro años de sacrificios llegaría a su moneda cien.
El rey y el sabio, volvieron al palacio. El paje había entrado en el círculo del 99.
Durante los siguientes meses, el sirviente siguió sus planes tal como se le ocurrieron aquella noche. Una mañana, el paje entró a la alcoba real golpeando las puertas, refunfuñando con pocas pulgas.
- ¿Qué te pasa?- pregunto el rey de buen modo.
- Nada me pasa, nada me pasa.
- Antes, no hace mucho, reías y cantabas todo el tiempo.
- Hago mi trabajo. ¿No? ¿Qué quería su Alteza, que fuera su bufón y su juglar también?
No pasó mucho tiempo antes de que el rey despidiera al sirviente. No era agradable tener un paje que estuviera siempre de mal humor.
Tu y yo, y la mayoría de nosotros hemos sido educados en esta estúpida ideología: Siempre nos falta algo para estar completos, y solo completos se puede gozar de lo que se tiene. Por lo tanto, nos enseñaron que la felicidad deberá esperar a completar lo que falta. Y como siempre nos falta algo, la idea retoma el comienzo y nunca se puede gozar de la vida.
Siempre necesitamos más para ser felices. Queremos algo, y cuando lo alcanzamos, entonces no es suficiente. Entonces queremos más para ser felices, y creemos que necesitamos más para ser felices, y luego más, y más. Pero que pasaría si la iluminación llegara a nuestras vidas y nos diéramos cuenta, así, de golpe, que nuestras 99 monedas son el cien por ciento del tesoro, que no nos falta nada, que nadie se quedó con lo nuestro, que nada tiene de más redondo cien, que noventa y nueve, que todo es solo una trampa, una zanahoria puesta frente a nosotros, para que jalemos del carro, cansados, malhumorados, infelices o resignados.
Cuántas cosas cambiarían si pudiéramos disfrutar de nuestros tesoros tal como están.

martes, 23 de agosto de 2011

EL ARBOL DE LA MENTIRA

La Verdad y la Mentira se pusieron a vivir juntas.
Pasado cierto tiempo, la Mentira, que es muy inquieta, le propuso a la Verdad que plantaran un árbol, para que les diese fruta y así disfrutar de su sombra en los días más calurosos. La Verdad, que no tiene doblez y se conforma con poco, aceptó la propuesta.
Cuando el árbol estuvo plantado y empezó a crecer frondoso, la Mentira propuso a la Verdad que se lo repartieran entre las dos, cosa que agradó a la Verdad. La Mentira, dándole a entender con razonamientos muy bellos y bien construidos que la raíz mantiene al árbol, le da vida y, por ello, es la mejor parte y la de mayor provecho, aconsejó a la Verdad que se quedara con las raíces, que viven bajo tierra, mientras ella se contentaría con las ramitas que aún habían de salir y vivir por encima de la tierra. El riesgo sería importante, pues estarían a merced de los hombres, que podrían cortarlas o pisarlas, cosa que también podrían hacer los animales y las aves. Además, le dijo que los grandes calores podrían secarlas, y quemarlas los grandes fríos. Por el contrario, las raíces no estarían expuestas a estos peligros.
Al oír la Verdad todas estas razones, como es bastante crédula, muy confiada y no tiene malicia alguna, se dejó convencer por su compañera la Mentira.
La Verdad se metió bajo tierra para vivir, pues allí estaban las raíces, que ella había elegido, y la Mentira permaneció encima de la tierra, con los hombres y los demás seres vivos.
Y como la Mentira es muy lisonjera, en poco tiempo se ganó la admiración de la gente, porque su árbol comenzó a crecer y a echar grandes ramas y hojas que daban fresca sombra; también nacieron en el árbol flores muy hermosas, de muchos colores.
Al ver un árbol tan hermoso, muchas personas empezaron a reunirse junto a él muy contentas; gozaban de su sombra y de sus flores; la mayoría de la gente permanecía allí, e incluso quienes vivían lejos se recomendaban el árbol de la
Mentira por su alegría, sosiego y sombra fresca.
Así, la Mentira se sentía muy honrada y era muy considerada por quienes buscaban siempre su compañía: al que menos se acercaba a ella y menos sabía de sus artes, todos lo despreciaban, e incluso él mismo se descalificaba.
Mientras esto le ocurría a la Mentira, que se sentía muy feliz, la triste Verdad estaba escondida bajo la tierra, sin que nadie supiera de ella .Viendo la Verdad que no tenía con qué alimentarse, sino con las raíces de aquel árbol que la Mentira le aconsejó tomar como suyas, y a falta de otro alimento, se puso a roer y a cortar para su sustento las raíces del árbol de la Mentira. Aunque el árbol tenía ramas gruesas, hojas muy anchas que daban mucha sombra y flores de colores muy alegres, antes de que llegase a dar su fruto fueron cortadas todas sus raíces, pues tuvo que comérselas la Verdad.
Cuando las raíces desaparecieron, la Mentira estaba a la sombra de su árbol con todas las personas que aprendían sus artimañas, se levantó viento y movió el árbol que, como no tenía raíces, muy facilmente cayó derribado sobre la Mentira, a la que hirió y quebró muchos huesos, así como a sus acompañantes, quienes resultaron malheridos.
Entonces, por el vacío que había dejado el tronco, salió la Verdad, que estaba escondida, y cuando llegó a la superficie vio que la Mentira y todos los que la acompañaban estaban muy maltrechos. Habían recibido gran daño por haber seguido el camino de la Mentira.
La Mentira tiene ramas muy grandes y sus flores. Sus palabras, pensamientos o halagos, son muy agradables y gustan mucho, pero son efímeros y nunca llegan a dar buenos frutos.
A quienes usan de los halagos y engaños de la mentira, evitalos cuando puedas, porque cuando se encuentren más confiados, les sucederá lo mismo que al árbol de la Mentira y a quienes se cobijaron bajo él.

TRATAMIENTO DE VARICES Y TROMBOFLEBITIS

Las venas varicosas son vasos sanguíneos en los cuales las diminutas válvulas unidireccionales no consiguen mantener el flujo sanguíneo en una dirección (hacia el corazón). Cuando una serie de válvulas degenera, la sangre se acumula (se mezcla) en el sitio, provocando abultamientos que es lo que se conoce como varices. Aparecen con mucha más frecuencia en las venas de las piernas próximas a la superficie de la piel; las que se desarrollan en el ano se denominan hemorroides.
La mayoría de varices no ocasiona apenas trastornos. Sin embargo, cuando las varicosidades se desarrollan en venas ocultas más profundas de la pierna pueden inflamarse y provocar flebitis. Esa sangre estancada forma trombos que pueden afectar a las venas superficiales (tromboflebitis superficial) o profundas (trombosis venosa profunda). La trombosis venosa prolongada puede dar lugar a una insuficiencia venosa crónica en la que hay edema, dolor, pigmentación de estasis, dermatitis de estasis y ulceración de estasis. La trombosis se acompaña, prácticamente siempre, de flebitis, por lo que los términos de trombosis y tromboflebitis se emplean de forma intercambiable. La trombosis puede producirse sobre la base de alteraciones de la coagulación que pueden ser familiares o relacionadas con una afección maligna subyacente.
La lesión endotelial puede descubrir el conjuntivo, provocando una agregación plaquetaria y la liberación de tromboplastina por el tejido que, cuando hay estasis o hipercoagulabilidad, desencadena el mecanismo je coagulación. Muchos factores pueden contribuir a la trombosis venosa: lesión del endotelio de la vena, por ejemplo, por catéteres permanentes, inyección de sustancias irritantes, tromboangeítis obliterante y flebitis séptica; hipercoagulabilidad asociada a tumores malignos, discrasias sanguíneas, contraceptivos orales y tromboflebitis idiopática, y estasis en los estados postoperatorios y posparto, tromboflebitis varicosas y la tromboflebitis que complica el reposo en cama prolongado de cualquier enfermedad r::2. insuficiencia cardíaca, ictus y traumatismos. La inmóvilización prolongada con las piernas entras se viaja (especialmente en los vuelos prolongados) es un factor de riesgo, incluso en personas normales. El ejercicio agotador de los músculos de la extremidad afectada (p. ej., brazo) es también un factor de riesgo.
MANIFESTACIONES CLINICAS
-Inflamacion, enrojecimiento, dolor, calor, hipersensibilidad.
-Vena superficial trombosada como un cordon.
-edema.
-plenitud, dolor. fatiga en las piernas.
-Empeoramiento estando de pie y mejoria con el reposo
Dermatitis y ulceraciones de estasis

DIAGNÓSTICO
La tromboflebitis superficial se diagnostica por los síntomas y por el hallazgo a la exploración de un cordon venoso superficial, sensible, inflamado. Los hallazgos específicos en el miembro (p. ej., edema, venas superficiales dilatadas), la evidencia de una embolia pulmonar y la situación clínica general que incluye los factores de riesgo, permiten al médico valorar la probabilidad de una tromboflebitis. El diagnóstico puede confirmarse mediante pruebas no invasivas o por venografia, si es necesario.

MEDICINA TRADICIONAL CHINA DIFERENCIACION DE SINDROMES Y TRATAMIENTO
Para la MTCH. Esto cursaria con una deficiencia de Qi de BP que no es capaz de nutrir los vasos y por tanto se alteran (varices). Esta deficiencia también provoca acumulación de Humedad que puede obstruir los vasos (tromboflebitis). Si bien sabemos que nuestro tratamiento no va a ser ninguna panacea, sí podemos ayudar y aliviar mucho al paciente, asi como con tiempo y paciencia, mejorar e incluso llegar a solucionar el problema, pero eso sí, siempre con tiempo, ya que el tratamiento para las varices es siempre a medio o largo plazo.
La selección de puntos a trabajar seria la siguiente:
-9P: punto de acción especial sobre la ciculacion.
-5BP: punto acción venosa
-20V: tonifica el BP
-36E + 6BP: tonifican el BP y dispersa Humedad
-3BP + 40E: metabolizan la Flema
-9BP: elimina Hum1edad
-Auriculopuntura: pulmon, bazo, corazón, shenmen y puntos de los meridianos de paso de las zonas locales, como pueden ser riñon, bazo, hígado, etc…
-Martillo de 7 puntas: golpeando suavemente las varices hasta enrojecer toda la zona, activando la circulación de “QI”. (aunque pueda parecer muy agresivo y doloroso, es extremadamente eficaz)

Cultivar el interior

Vigilancia
¿Hay algo que yo pueda hacer para llegar a la iluminación? Tan poco como lo que
puedes hacer para que amanezca por las mañanas. Entonces, ¿para qué valen los
ejercicios espirituales que tú mismo recomiendas? Para estar seguro de que no
estáis dormidos cuando el sol comienza a salir.

Presencia
¿Dónde debo buscar la iluminación?.
Aquí.
¿Y cuándo tendrá lugar?.
Está teniendo lugar ahora mismo.
Entonces, ¿por qué no la siento?.
Porque no miras.
¿Y en que debo fijarme?.
En nada. Simplemente mira.
Mirar ¿qué?.
Cualquier cosa en la que se posen tus ojos.
¿Y debo mirar de alguna manera especial?.
No. Bastará con que mires normalmente.
Pero ¿es que no miro siempre normalmente?.
No.
¿Por qué demonios...?
Porque para mirar tienes que estar aquí, y casi siempre no lo estás.

Interioridad
El discípulo quería un sabio consejo. Ve, siéntate en tu celda, y tu celda te
enseñará la sabiduría, le dijo el Maestro. Pero si yo no tengo ninguna celda...
Si yo no soy monje... Naturalmente que tienes una celda. Mira dentro de ti.

Musica (temas inolvidables)



(aunque no compartamos las mismas creencias este tema lo considero impresionante)

jueves, 18 de agosto de 2011

Escritos de los entrenamientos DanGun

Aquel que se entrena nunca actúa con ligereza ni en la palabra ni en sus hechos sino que medita seriamente antes de realizar cualquier acto. De cualquier cosa que oye o ve intenta buscar su verdadero significado y actúa tiernamente y educadamente. Habla con convicción, trabaja sinceramente y pregunta humildemente lo que no entiende. Cuando le invade temporalmente la sensación de enojo no manifiesta de inmediato sus impulsos, ya que sabe que la furia temporal siempre trae arrepentimiento posterior. Intenta controlar su temperamento y recuperar la razón. Cuando ve una oportunidad de beneficiarse, considera cuidadosamente si eso es justo o injusto, tomándolo si es justo y despreciándolo si es corrupto reprimiendo su avaricia.
Uno de los muchos textos que recitaban en los entrenamientos del HwaRangDo en el antiguo reino de Sil-la.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Hua Hu Ching 11-15

11  
¿Te atrae un perfume más que otro?
¿Prefieres este aroma o aquel sentimiento? 
¿Es sagrada tu práctica y profano tu trabajo?
Entonces tu mente está separada: de sí misma, de la unidad, del Tao. 
Mantén tu mente libre de divisiones y distinciones. 
Cuando tu mente es simple y está desapegada y silenciosa, todas las cosas pueden existir en armonía y puedes empezar a percibir la verdad sutil. 
12  
¿Deseas habitar en el espacio sagrado? 
¿Tener el respeto y la compañía de los seres espirituales supremos? 
¿Ser protegido por los guardianes de los ocho poderosos rayos de energía? 
Mima entonces el Camino Integral: Considera con reverencia estas enseñanzas, practica sus verdades, ilumina con ellas a los demás. 
Recibirás tantas bendiciones del universo como granos de arena hay en el Río de la Eternidad. 
13  
Las minúsculas partículas que forman el vasto universo no son en absoluto minúsculas. 
Tampoco el vasto universo es vasto. 
Son éstos conceptos de la mente, que es como un cuchillo, que siempre reducen poco a poco el alcance del Tao, intentando hacerlo aprensible y manejable. 
Pero lo que está más allá de la forma es inaprensible y lo que está más allá del conocimiento es inmanejable. 
Sin embargo, existe este consuelo: Quien suelte el cuchillo encontrará el Tao en la punta de sus dedos. 
  
14  
  
¿Puedes disolver tu ego? 
¿Puedes abandonar la idea del yo y del otro?
¿Puedes renunciar a los conceptos de hombre y mujer, corto y largo, vida y muerte? 
¿Puedes dejar partir todas esas dualidades y aceptar el Tao sin escepticismo ni pánico? 
Si puedes hacerlo, puedes alcanzar el corazón de la Unidad Integral. 
A lo largo del camino, evita pensar en la Unidad como algo extraordinario, elevado, sublime, trascendental. 
Por ser la Unidad, está más allá de todo eso.
Es simplemente la verdad directa, esencial y total. 
15  
Para el ser ordinario, los demás suelen necesitar tolerancia. 
Para el ser altamente evolucionado, no hay nada que pueda llamarse tolerancia, porque no hay nada que pueda llamarse otro. 
Ha abandonado toda la idea de dualidad y ha extendido su buena voluntad sin prejuicio en todas las direcciones. 
Sin odiar nunca, sin resistir nunca, sin luchar nunca, simplemente está siempre aprendiendo y siendo. 
Amar, odiar, tener expectativas: todas estas cosas son apegos. 
El apego impide el crecimiento del verdadero ser. 
Por ello, el ser integral no está apegado a nada y puede relacionarse con cualquiera con una actitud sin estructuras. 
Por esta razón, esta misma existencia beneficia a todas las cosas. 
Como puedes ver, lo que tiene forma es igual a lo que no tiene forma, y lo que está vivo es igual a lo que reposa. 
Esta es la verdad sutil, no un invento religioso, pero sólo quienes ya están altamente evolucionados lo entenderán. 
  

EL YIN- YANG Y LOS CINCO ELEMENTOS EN EL CUERPO HUMANO COMO PARTES DEL TODO

Partiendo de la lógica de que somos parte de la naturaleza, nos regimos por los mismos principios y nos afectan  las mismas cosas, comenzaremos por intentar trasportar todo esto al cuerpo humano y a nuestro interior.
Sabemos que hay dos fuerzas opuestas y complementarias que dominan todo cuanto existe, y que estas fuerzas son el  Yin y Yang, y que pertenece a Yin todo lo relacionado con interior, frio, calma, noche, etc. Y a Yang todo lo relacionado con energía, calor, movimiento, día, etc…
Y también sabemos que cuando se combinaba el Yin y Yang daban lugar a los cinco elementos, que eran: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. El Fuego es el Yang y el Agua el Yin, la Madera es el Yang dentro del Yin y el Metal es el Yin dentro del Yang. (La Tierra siempre está en el medio).
Esto es muy complicado explicado así pero si aplicamos cosas relacionadas con estos elementos se entiende rápido:
El Fuego es el Yang, o sea el verano o también el mediodía. El Agua es el Yin, o el invierno, o la medianoche. La Madera corresponde al Yang dentro del Yin, o lo que es lo mismo la primavera o la mañana. Y el Metal corresponde al Yin dentro del Yang que sería el otoño o la tarde.
Con lo que si ordenamos todo nos encontramos con: primavera – Madera, verano- Fuego, otoño – Metal, invierno – Agua. Y como la Tierra estaba en medio ya que es el centro de todas las cosas, la pondríamos entre el Fuego y el Metal, con lo que pertenecería al final del verano, al principio de la tarde etc., etc.
También sabemos que cada elemento está representado en un color que son los siguientes:
Madera – verde, Fuego- rojo, Tierra – amarillo u ocre, Metal – blanco o gris y Agua – negro o azul.
Si estas teorías las aplicamos al cuerpo humano sabemos que la Madera que es verde, que representa el crecimiento y la expansión, lógicamente se corresponderá  al  hígado y la vesícula biliar, ya que el hígado es verde, su energía es creciente.
El Fuego es rojo, es la fuerza, es el movimiento y el órgano que mejor representa esto es naturalmente el corazón y su acoplado el intestino delgado (de esto ya hablaremos más adelante).
La Tierra es amarilla, es el almacenamiento, el final de verano, es la cosecha, eso se correspondería con la digestión y sus órganos serian el Bazo-Páncreas y el estomago.
El Metal es blanco o gris, corresponde al otoño, al recogimiento, a la pureza, a la energía y en el cuerpo esto está representado como no puede ser de otra forma en el pulmón  (y su acoplado el Intestino Grueso, pero esto ya se verá).
Y el Agua que es negra o azul, representa al invierno, la calma, el reposo, la noche. Está representada en el cuerpo en los riñones, con su acoplado que sería la vejiga.
Esto a simple vista puede parecer bastante ilógico, pero si nos tomamos el tiempo para analizarlo tranquilamente nos daremos cuenta de que es totalmente natural y sencillo.
Hemos visto también que hemos colocado una serie de vísceras que aparentemente no tienen ningún tipo de relación con los órganos ni los elementos que paso a explicar:
Dentro de la Medicina Tradicional China existe otra teoría que la teoría de los Zang-Fu, que abordaremos detenidamente más adelante en otros artículos, pero paso a resumir un poco por encima.
Llamamos órganos Zang a los órganos yin que son macizos cuya función es la de almacenaje, que son hígado, corazón, bazo, pulmón y riñones. Y órganos Fu a los órganos Yang que son huecos como es la  vesícula biliar (la vesícula tiene un trato aparte pero la incluimos en este ejemplo), el intestino delgado, el estomago, el intestino grueso y la vejiga, cuya función es la de llenarse y vaciarse. Y luego tenemos las vísceras extraordinarias como son la vesícula biliar, el útero y el mar de la medula (cerebro). La relación hígado-vesícula es fácil de entender, como la de riñón-vejiga, porque se ve la comunicación entre ellos, más complicado es la de corazón-intestino delgado, o pulmón-intestino grueso.
El corazón controla la sangre, el intestino delgado absorbe los nutrientes para fabricar sangre, y sus canales se comunican interna- externamente. Algo parecido ocurre en pulmón- intestino grueso, el pulmón capta lo puro y elimina lo impuro, lo mismo que el intestino grueso y sus canales también se comunican interna y externamente
Como bien habíamos dicho al principio al ser parte de la naturaleza y regimos por los mismos principios, nos afectan las mismas cosas y sobremanera los factores climáticos, que es la verdadera causa de  enfermedad.
Dentro de cada estación los antiguos se dieron cuenta que se regían por un clima muy concreto que paso a comentar.
La primavera está dominada por el viento, el verano por el calor, el otoño por la sequedad y el invierno por el frio. Luego nos queda la estación húmeda que corresponde al final del verano. (Por supuesto todo esto en China y Oriente, en Europa y nuestro país en particular debemos adaptarlo a nuestro clima).
Como cada estación está representada en un órgano y la domina un clima, sabemos que el exceso o la deficiencia de dicho clima nos va a afectar el órgano o víscera correspondiente, con lo que ya de entrada podemos preveer cuales van a ser las enfermedades propias de cada estación, en estado normal.
Si un factor climático penetra en el cuerpo va a dañar siempre al órgano que domina, p. ej. El viento dañara al hígado, el calor al corazón la humedad al bazo, el frio al riñón, etc.
Y como tampoco separamos nunca la parte emocional de la física, sabemos que cada estación también va a influir en nuestro estado de ánimo correspondiendo cada emoción con cada elemento u órgano de la siguiente manera:
Al hígado le corresponde la ira, al corazón la alegría, al bazo la reflexión, al pulmón la tristeza y al riñón los miedos. Con lo que es normal que estemos mas enfadados en primavera, alegres en verano, reflexivos al final del verano, tristes en otoño y con miedos en invierno. Y esto también se transporta a cada momento del día, ya que la madera es la mañana, el fuego es el mediodía la tierra el principio de la tarde etc., etc.
Y así con todo si empezamos a entender y relacionar las cosas poco a poco podemos dar explicación y respuesta a todo cuanto nos rodea y a comprender un poco mejor nuestro mundo y nuestro cuerpo. Si queremos llegar a la comprensión solo tenemos que relacionar, relacionar, relacionar, relacionar, relacionar……………….Continuara.

martes, 16 de agosto de 2011

El valor de las cosas.


"Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?"
El maestro, sin mirarlo, le dijo:
-Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después...- y haciendo una pausa agregó Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.
-E...encantado, maestro -titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.
-Bien-asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho, agregó- toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete ya y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.
El joven tomó el anillo y partió.
Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo.
Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.
Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado -más de cien personas- y abatido por su fracaso, monto su caballo y regresó.
Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.
Entró en la habitación.
-Maestro -dijo- lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
-Que importante lo que dijiste, joven amigo -contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.
El joven volvió a cabalgar.
El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:
-Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.
-¡¿58 monedas?!-exclamó el joven.
-Sí -replicó el joyero- Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé... si la venta es urgente...
El Joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.
-Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?
Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.



jueves, 11 de agosto de 2011

La taza vacía

Según una vieja leyenda, un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Taoista.
Al llegar se presenta a éste, contándole de todos los títulos y aprendizajes que ha obtenido en años de sacrificados y largos estudios.
Después de tan sesuda presentación, le explica que ha venido a verlo para que le enseñe los secretos del conocimiento del Tao. Por toda respuesta el maestro se limita a invitarlo a sentarse y ofrecerle una taza de té.
Aparentemente distraído, sin dar muestras de mayor preocupación, el maestro vierte té en la taza del guerrero, y continúa vertiendo té aún después de que la taza está llena.
Consternado, el guerrero le advierte al maestro que la taza ya está llena, y que el té se escurre por la mesa.
El maestro le responde con tranquilidad "Exactamente señor. Usted ya viene con la taza llena, ¿cómo podría usted aprender algo? Ante la expresión incrédula del guerrero el maestro enfatizó:
" A menos que su taza esté vacía, no podrá aprender nada"

miércoles, 10 de agosto de 2011

EL HOMBRE QUE ESCULPÍA LÁPIDAS

Había una vez un hombre que cortaba y tallaba rocas para hacer lapidas. Se sentía infeliz con su trabajo y pensaba que le gustaría ser otra persona y tener una posición social distinta.
Un día paso por delante de la casa de un rico comerciante y pensó que le gustaría ser exactamente como él, en lugar de tener que estar todo el día trabajando la roca con el martillo y cincel.
Para gran sorpresa suya, el deseo le fue concedido y de este modo se hallo de pronto convertido en un poderoso comerciante, disponiendo de mas lujos y más poder de los que nunca había podido siquiera soñar. Al mismo tiempo era también envidiado y despreciado por los pobres y tenia igualmente mas enemigos de los que nunca soñó.
Entonces vio un importante funcionario del gobierno, transportado por sus siervos y rodeado de gran cantidad de soldados. Todos se inclinaban ante él. Sin duda era el personaje más poderoso y más respetado de todo el reino. El tallador de lapidas, que ahora era comerciante, deseó ser como aquel funcionario, tener abundantes siervos y soldados que lo protegieran y disponer de mas poder que nadie.
De nuevo le fue concedido su deseo y de pronto se convirtió en el importante funcionario, el hombre más poderoso del todo el reino, ante quien todos se inclinaban.
Pero el funcionario era también la persona mas temida y más odiada de todo el reino y precisamente por ello necesitaba tal cantidad para que lo protegieran.
Mientras tanto el calor del sol le hacia sentirse incomodo y pesado. Entonces miro hacia arriba, viendo al sol que brillaba en pleno cielo azul y dijo: “¡Que poderoso es el Sol! ¡Cómo me gustaría ser el Sol!”
Antes de haber terminado de pronunciar la frase se había ya convertido en el sol, iluminando toda la tierra. Pero de pronto surgió una gran nube negra, que poco a poco fue tapando al sol e impidiendo el paso de sus rayos. “¡Que poderosa es esa nube! –pensó- ¡como me gustaría ser como ella!”
Rápidamente se convirtió en la nube, anulando los rayos del sol y dejando caer su lluvia sobre los pueblos y los campos. Pero luego vino un fuerte viento y comenzó a desplazar y a disipar la nube. “Me gustaría ser tan poderoso como el viento”, pensó, y automáticamente se convirtió en viento.
Pero aunque el viento podía arrancar árboles de raíz y destruir pueblos enteros, nada podía contra una gran roca que había allí cerca. La roca se levantaba imponente, resistiendo inmóvil y tranquila a la fuerza del viento. “¡Que potente es esa roca!” –pensó- “¡Cómo me gustaría ser tan poderoso como ella!”
Entonces se convirtió en la roca, que resistía inamovible al viento mas huracanado. Finalmente era feliz, pues disponía de la fuerza más poderosa existente sobre la Tierra.
Pero de pronto oyó un ruido. Clic, clic, clic. Un martillo golpeaba a un cincel, y este arrancaba un trozo de roca tras otro. “¿Quién podría ser más poderoso que yo?”, Pensó, y mirando hacia abajo la poderosa roca vio... al hombre que esculpía lapidas.

La salud mental según la Medicina Tradicional China

Por enfermedades mentales se entienden aquellos tipos de anomalías en los que debido a diversos motivos, en particular la excesiva excitación espiritual y psíquica, las funciones de los órganos y las vísceras del cuerpo humano pierden su normalidad, se dañan y se debilitan el qi (energía), la sangre, los líquidos corporales, el jing (esencia) y la médula, o hay caos en su circulación. Todo esto causa disfunción del Corazón y el cerebro, que se manifiesta en cambios extraños en los diversos tipos de conciencia, sentimientos, ánimo, habla y conducta.
Las enfermedades mentales en la MTCh (Medicina Tradicional China) no equivalen totalmente a las de la medicina moderna. Tienen relaciones entre sí y se diferencian las unas de las otras. Las enfermedades mentales a que se refiere la MTCh abarcan casi todos los síntomas de los trastornos mentales de la medicina moderna. Sus diferencias consisten en que, primero, la clasificación es distinta, pues una psicosis puede verse expresada en varias enfermedades mentales, por ejemplo la neurosis, en medicina tradicional se hace diferenciación y tratamiento de síntomas principalmente manifestados como palpitación y taquicardia, amnesia, insomnio, depresión y sincope, etc.; segundo, el campo es diferente pues las enfermedades mentales en la MTCh incluyen casi todas las psicosis, y al mismo tiempo, otros males, por ejemplo, la arritmia causada por enfermedades cardíacas si se manifiesta con palpitación y taquicardia en la práctica clínica, como su síntoma principal, la enfermedad pertenece al campo mental. Estas diferencias nacen principalmente en la diversidad del método y ángulo de enfoque de los problemas.
El cuerpo humano es un conjunto orgánico íntegro con los órganos (zang) y las vísceras (fu) como centro. Cada víscera, órgano y tejido tienen sus respectivas funciones. Estas actividades y funciones distintas son partes integrantes de las actividades del conjunto. Se coordinan y se aprovechan, lo cual determina sus influencias recíprocas en la patología. Las actividades mentales, tal como las otras actividades vitales, son también producto de las actividades funcionales de las vísceras y los órganos.
La alegría, la ira, la ansiedad, la meditación, la tristeza, el miedo y el terror son 7 factores emocionales. Sus alteraciones son el reflejo del cuerpo humano respecto al mundo externo, es la manifestación de las actividades funcionales de los órganos y las vísceras, no originan enfermedades mentales. Pero una estimulación repentina, fuerte y permanente en lo emocional puede causar trastornos en las funciones de los órganos y vísceras y disturbios en la circulación del qi y la sangre, conduciendo a enfermedades mentales. El capítulo “Exposición de gran importancia sobre el Yin y Yang” de Suwen dice: “La ira daña el Hígado”, “la alegría perjudica el Corazón”, “la meditación perjudica el Bazo”, “La tristeza daña los Pulmones”, “el temor daña los Riñones”.
La alteración anormal de las emociones perjudica los órganos internos, haciendo que pierdan la normalidad en el ascenso y descenso y se disturbe la circulación del qi y la sangre. Sus manifestaciones son muy concretas: “La ira eleva el qi; la alegría lo lenifica, la tristeza hace desaparecer el qi y el temor lo desciende”, “el terror desordena el qi”, “la meditación contribuye a la acumulación del qi”. Esto es: una excesiva ira puede originar un ascenso vertiginoso del qi que ataca y desordena el ánimo y la lucidez produciendo extravagancias e insultos furiosos, insomnio y muchas pesadillas, deseo de pegar, de romper objetos, incluso la sangre puede acompañarlo en el ascenso ocupando el cerebro y provocar, por lo tanto, un desmayo. La excesiva alegría puede causar la dispersión y evaporación del qi del Corazón, el espíritu no se guarda en su lugar, originando la posibilidad de no encontrar la atención, e incluso se puede perder el shen y enloquecer. La excesiva tristeza daña el qi pulmonar y rebaja la voluntad. Un excesivo temor puede alterar la solidez del qi de Riñón que escapa hacia abajo, y su síntoma es la imposibilidad de control sobre la materia fecal y la orina. O el temor no se resuelve y daña la esencia, produciendo mareo y vértigo, amnesia, eyaculación seminal involuntaria; el repentino terror hace que el Corazón y el espíritu pierdan su administrador, el espíritu no tiene a qué adherirse, el pensamiento no encuentra estabilidad, y eso se manifiesta en la intranquilidad y el desconcierto. La excesiva meditación daña el shen y el Bazo; y su consecuencia es la disfunción en el transporte y transformación, el estancamiento en el mecanismo de qi causa anorexia, distensión abdominal o malgaste de la sangre Yin, y el Corazón y el espíritu pierden su apoyo por lo que se presentan palpitación, amnesia, insomnio y pesadillas. “El Corazón: si se mantiene tenso en permanente alerta, la angustia y meditación, daña el shen, con el shen dañado, se teme perder”, “el Bazo: si no se libra de la angustia, daña el pensamiento, con el pensamiento trastornado, viene el caos”, “el Hígado: la excesiva tristeza que conmueve el jiao medio daña el alma, con el alma dañada se pierde la memoria”, “los Pulmones: la alegría excesiva hiere la psique y con la psique herida viene el kuang”, “los Riñones: la cólera incesante daña la voluntad, con la voluntad dañada se olvida lo pasado”. Se puede deducir de ello que el excesivo cambio emocional puede perjudicar los 5 órganos. Con el surgimiento de las alteraciones emocionales, se pierde la normalidad de la conducta, decaen la memoria y la inteligencia y se producen otros cambios mentales negativos semejantes. Como el Corazón es el principal órgano administrador y cavidad de la mente y regula las actividades mentales del hombre, la alteración anormal emocional, necesariamente, afecta primero al Corazón, después a los otros órganos, produciendo cambios mentales anormales. A través de numerosos casos clínicos, la experiencia muestra que el daño derivado de los 7 factores emocionales son factores principales conducentes a enfermedades mentales.

Manuel Gómez Hevia